Los influencers y yo

Influencers en las Relaciones Públicas

Una de las cosas que a mí me ha costado mucho al adaptarme a las nuevas formas de hacer Relaciones Públicas, ha sido el enfermarme a los Influencers.

Desde que inicié mi carrera en la década de los 90 la verdad esta palabra no existía en el léxico ni en el diccionario de nuestra querida profesión.

Realmente fue cuando decidí nuevamente estudiar y actualizar mis conocimientos en el año 2017 cuando escuché por primera vez esta palabra que para mí sonaba tan extraña como interesante.

Podría decirles que el interés se fue transformando en curiosidad y expectativa, oía que muchas agencias y oficinas de Relaciones Públicas realizaban actividades de Marketing con ellos para sus clientes y que los resultados eran maravillosos.

Pero ¿qué era lo maravilloso que podían las empresas ver en personas que publicaban todo y a toda hora?, esa era una pregunta que me rondaba la cabeza y que no encontraba lógica ni respuesta.

Tuve que pasar una experiencia no tan amigable con una empresa en la que me solicitaron trabaje con influencers con mucha especificación y detalle, y que además debía ser la persona que negocie sus valores y trance alianzas y canjes.

Esta experiencia fue muy difícil para mí. Yo venía de conocimientos teóricos y la verdad nunca había hablado con ningún influencer ni nada por el estilo.

Qué fue lo que entendí de los influencers?

Pero creo que de alguna manera valió la pena. Pude entender muchas cosas de su mundo:

  • el por qué publican todo y a toda hora,
  • el por qué deben estar presentes en las redes sociales de mayor tráfico para los públicos de su interés,
  • el por qué el video pega más que un texto escrito,
  • el por qué un historia llena de experiencia de usuario ayuda a que los clientes se sientan satisfechos,
  • el por qué los influencers ahora son tan costosos,

En fin podría decirles tantas cosas que fui comprendiendo poco a poco. Les recomiendo un artículo de Roberto Baez Me ofrecieron ser influencer, ¿acepto? (soy.marketing). Muchas cosas se me aclararon.

De todas formas, no dejo de pensar que una alianza entre personas que tienen un mismo objetivo, una misma meta, unos mismos valores, una misma comunidad, no puede ser mercantilizada, no puede convertirse en un mercado en el que las personas sólo miren lo que están ganando en dinero.

Me niego a creer que todos los influencers hayan dejado de lado sus reales convicciones y sólo quieran lucrar con lo que hacen.

Menos mal también hay personas que tienen muchísimos seguidores files, engagement, personalidad, sinceridad y honestidad en el trabajo que hacen y publican en sus redes sociales.

Influencers que transmiten el mensaje de una manera: clara, objetiva y profunda, haciendo crecer a sus comunidades que se sienten identificadas con ellos.

Podría decirles que como usuaria de redes sociales y que investigo y miro las publicaciones de los influencers especialmente en Instagram (TicTok aun no me atrae mucho), cuando veo que están llenos de anuncios publicitarios y quieren hacernos creer que tal o cual producto es el mejor del mercado, me decepciono un poco. Sé que por detrás hay un interés mercantil. Por supuesto están en todo su derecho y es un trabajo.

Quizá muchos de ustedes no estarán de acuerdo conmigo y lo respeto absolutamente. Pero creo que los Influenceres de hoy deben tener en consideración, y muy presentes, sus valores, su ética, su forma de transmitir los mensajes, a fin de que tanto sus objetivos y los objetivos de su cliente lleguen a feliz término, sin ser percibidos como una publicidad, que al fin de cuentas ya conocemos y nos la sabemos de memoria.

Hasta ahí mi humilde opinión. Dejo abierto el debate y opiniones sobre este interesante tema que pienso aún tiene mucha tela por cortar.

Hasta la próxima!!!

 

 

 

 

Abrir chat
1
Hola
En ¿qué podemos ayudarte?
Autorización para el tratamiento de datos personales
Autorizo a Iglobalcomunicaciones., en adelante Iglobalcomunicaciones, de forma expresa, de manera libre y voluntaria, específica e inequívoca, conforme al marco jurídico vigente, para que mis datos personales, así como de mi representado, que hayan sido proporcionados de manera directa, indirecta, o que consten en bases de datos de acceso público.